Saltar al contenido

Matsyasana: Postura del Pez

La postura del Pez o también llamada Matsyasana , es una de las variantes básicas de las posiciones hacia atrás. Las cualidades y beneficios de esta postura la convierten en una buena opción para corregir la zona de los hombros y espalda.

Aprende paso a paso cómo se realiza, todos sus beneficios y las contraindicaciones a tener en cuenta.

Postura del Pez Matsyasana
Postura del Pez

Paso a paso de la postura Matsyasana

Tradicionalmente, la postura del pez se realiza con la posición de loto o padmasana. Si todavía no te sientes cómodo con dicha postura, puedes colocar las rodillas flexionadas o con las piernas rectas, siempre teniendo los pies firmes en el suelo.

PASO 1: Túmbate boca arriba sobre una esterilla con los pies juntos y los brazos al lado de nuestro cuerpo de manera relajada y natural. Estírate bien desde desde la cabeza hasta los pies para extender la columna.

PASO 2: Respirando de manera lenta y pausada, colocamos las manos debajo de los glúteos con las palmas hacia abajo. Los brazos deben seguir estirados con los codos en el mismo sentido que nuestras piernas.

PASO 3: Teniendo las piernas en el suelo, inspira y presiona con los antebrazos sobre el suelo para levantaros de forma lenta. Nos ayudamos con la fuerza de nuestros brazos y los codos al lado de nuestro torso.

PASO 4: Continuamos mirando los pies e inclinando la pelvis. Ahora lentamente vamos arqueando la espalda y levantando el esternón.

PASO 5: Con la nuca estirada y mientras realizamos una espiración, estiramos la garganta y apoyamos la coronilla en la colchoneta.

PASO 6: Abrimos el pecho y la garganta. Recomendamos,
si empiezas a practicar la postura no más de 3 respiraciones profundas manteniendo la pose.

PASO 7: En este momento para salir tensamos las piernas e inspiramos apoyando el peso sobre las manos y los antebrazos. Volvemos a colocar nuestra barbilla en el mentón. Nos extendemos en el suelo para descansar.

Beneficios de la Matsyasana

En el siguiente listado enumeramos los principales beneficios que encontramos al practicar la postura Matsyasana:

  • Produce un masaje natural en las zonas del tórax y el cuello. Se produce mayor irrigación en las glándulas tiroides y paratiroides estimulando la circulación sanguínea.
  • Los pulmones reciben una gran cantidad de aire.
  • Los nervios cervicales y glándulas del cerebro son estimuladas.
  • Ayuda a activar el Chakra de la garganta o Vishuddha.
  • Mayor flexibilidad en la columna vertebral.
  • Con la práctica lograremos mayor estabilidad y tranquilidad emocional.

Variantes de la postura del Pez

Si no tienes mucha movilidad para realizar la postura Matsyasana, se puede agregar un apoyo como el bloque bajo los omóplatos y apoyar la coronilla en una manta. De esa manera nos facilita y nos evita dolores para los recién iniciados.

Otra alternativa si buscamos facilitar o adaptar la postura del pez es estirar las piernas y apoyando los talones en el suelo. Muy similar a la postura del puente.

Media Postura del Pez
Media postura del pez

Contrapostura de la postura del pez

Luego de realizar la postura del pez, como contrapostura podemos hacer la postura de la vela o la postura del niño. De esta manera lograremos descansar la espalda, hombros y estirar las cervicales.

Contrapostura de la postura del pez
Contrapostura Matsyasana

Contraindicaciones de Matsyasana

Evita realizar esta postura si tienes problemas en el cuello o vértigo si colocas la cabeza hacia atrás.

A tener en cuenta: Pocas veces estiramos la zona del cuello o la garganta. Como en las demás asanas que puedes encontrar en nuestro blog, siempre recomendamos disfrutar de la postura, pero ten cuidado con lo que notes o sientas en el cuello.