Saltar al contenido

Postura del Árbol o Vrksasana

La postura del Árbol es una excelente introducción a las posturas de equilibrio. El tiempo que mantengamos con la postura depende de la fuerza que tengamos en los pies, piernas y torso. Es una pose muy buena para todos los niveles ya que se adapta a la edad o flexibilidad que tenga la persona.

Pasos a seguir para realizar la postura

  • Nos paramos de pie con las manos pegadas al cuerpo. Realizamos respiraciones profundas sintiendo como el aire oxigena todo nuestro cuerpo.
  • Buscamos un foco de atención. Preferentemente a la altura de nuestro cuerpo.
  • Manteniendo la cabeza nivelada y mirando hacia delante tensar la pierna derecha y girar la rodilla izquierda hacia afuera. Subir la pierna izquierda hasta apoyar la planta del pie en la cara interior del muslo derecho.
  • Luego, tensamos los brazos y giramos las palmas hacia fuera mientras los levantamos hasta que se encuentren paralelos por encima de tu cabeza.
  • Empuja el coxis hacia abajo y sube por la columna hasta el cuello. Estira las piernas hacia abajo y los brazos hacia arriba.
  • Respira 3 veces de forma profunda. Lentamente bajamos los brazos y colocamos nuevamente las piernas hasta el suelo, a la postura de la montaña.

Beneficios de la postura del Árbol

Entre todos los beneficios que podemos encontrar al realizar la pose del Árbol, vamos a enumerar los principales que puede obtener si realizas la Asana de manera regular.

  • Mayor nivel de concentración
  • La columna vertebral y los tobillos se fortalecen.
  • Mejoras el equilibrio, una asana ideal para personas mayores.
  • Los muslos y pantorrillas se tonifican.
  • Obtienes mayor movilidad en las caderas.
  • Disminuye el riesgo del pie plano.
  • Libera el estrés acumulado obteniendo una sensación de paz interior.

Vídeo con la explicación paso a paso

Contraindicaciones de la postura del árbol

  • Las poses de equilibrio no tienen grandes complicaciones para su realización. Podemos tener en cuenta las siguientes consideraciones a la hora de realizar la asana.
  • Si tienes presión baja, no levantar las manos por encima de la cabeza. Solo mantener las manos sobre el pecho.
  • No realizar la postura si nos encontramos con dolor de cabeza.
  • Si realizamos la postura por tiempo prologado nos puede producir insomnio.

Modificaciones de la Asana

Puedes hacer más fácil esta postura utilizando un soporte o un bloque. Si sientes inseguridad o miedo a caer al suelo puedes acercarte a una pared para tener un apoyo. 

Recomendación: Si no llegas a levantar las manos por encima de la cabeza puedes mantener las manos en las caderas.